Uncategorized

La ordenación de las mujeres: ¿El engaño satánico?

October 22, 2014

Desde que era niño, ha habido problemas de polarización dentro de la iglesia. Si quiere ver a un grupo de adventistas hispanos pelearse un sábado de tarde, sólo hay que hablar de la naturaleza de Cristo, vestimenta, estilo de adoración, la definición de perfección, o segregación de conferencias en Norteamérica. Hoy, voy a comentar acerca de otro tema controversial en nuestra iglesia: la ordenación de mujeres al ministerio.

Es extremadamente crucial hablar de este teme ahora,  con mira a un voto importante que se tomara en la próxima sesión de la Conferencia General en San Antonio, Texas, en el verano del 2015. No sólo eso, la retórica en ambos bandos rivales tristemente se compara a cualquier campaña política en la actualidad. Hoy en día, se siente como el arco Marvel de la Guerra Civil donde Tony Stark (Iron Man) se enfrenta al Capitán América y todos los superhéroes se ven obligado a tomar partido en el conflicto; incluso de no actuar es tomar una posición sobre un lado u otro.

Desde que empecé a investigar este tema hace unos años, estoy  cada vez más convencido de cuál es mi posición en este asunto. Pero mi propósito no es simplemente revelar mi posición, sino más bien, invitarlos a un breve recorrido a través de mi proceso de pensamiento.

Hay algunos puntos importantes que hay que tener en cuenta cuando estamos analizando temas polémicos como éste, debemos siempre recordar:

  • Aprender hablar sobre estas cuestiones sin ira, o demasiada emoción excesiva
  • Aceptar el hecho de que todos nos acercamos a las Escrituras con presuposiciones a priori
  • Reconocer que ninguno de nosotros tiene todas las respuestas

Aplico todos estos puntos a mí mismo en primer lugar. Dicho esto, creo que todo este tema sobre la ordenación  de la mujer se ha sido sacado de su contexto. No estoy diciendo que no hay algunos pasajes en disputa y profundo estudio que se presenta en ambos lados de la discusión. Personalmente, yo sólo trato de ver las cosas lo más simple posible (o al menos sencilla para mí). Así que esto es lo que pienso acerca de este problema.

  1. Dios siempre ha tenido un sacerdocio.

Un sacerdote, por definición, es una persona cuyo oficio es llevar a cabo los ritos religiosos, y sobre todo para hacer ofrendas de sacrificio. En el pensamiento judeo-cristiano, se puede tomar en una de dos maneras:

  1. Persona ordenada al oficio sacerdotal o pastoral; un miembro del clero; ministro.
  2. (En las iglesias jerárquicas) Un miembro del clero de la orden inmediatamente inferior al de obispo, autorizados para llevar a cabo el ministerio cristiano.

Las primeras menciones en la Escritura que he encontrado para los sacerdotes estaban en referencia a dos personas:

Melchizediek (Génesis 14: 17-19) y Jetro (Éxodo 2: 15-17)

El primero es un rey misterioso que también sirvió Abram como sacerdote. El otro era un agricultor que se convirtió en suegro de Moisés y también sirvió como sacerdote. Hay algunas características importantes para tener en cuenta acerca de estos primeros dos sacerdotes:

Melchizedek and Jethro. Two priests from vastly different backgrounds.

Melchizedek y Jetro. Dos sacerdotes de

  1. Ellos fueron sacerdotes de tiempo completo, pero también tenían trabajos secundarios.
  2. Eran de extremos opuestos del espectro socioeconómico
  3. Ambos sirvieron los líderes de Dios antes de que ellos (los líderes de Dios, es decir, Abram y Moisés) realizaran plenamente su propio llamado al ministerio.
  4. Eran sacerdotes antes del establecimiento del pacto con Israel en el Sinaí.

Así que habían personas que ya estaban sirviendo y funcionando en el oficio sacerdotal antes del Sinaí. Debido a que estaban en ambos extremos del espectro socioeconómico y también tenían trabajos secundarios, creo que esto nos demuestra que cualquiera puede ser un sacerdote, ya sea un rey o un campesino.

  1. El plan original de Dios para alcanzar el mundo era tener una nación de sacerdotes.

A menudo, el sacerdocio levítico (el linaje de sacerdotes establecido por Dios en Israel) se ha referido como el patrón de cómo comenzó el ministerio pastoral y como debe funcionar hoy. Pero, muchas personas pasan por alto el hecho de que los levitas no eran realmente, la primera opción en el plan de Dios. Su idea original se encuentra en Éxodo 19:5-6:

Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.

Es evidente que el plan A de Dios era que todos en la nación fueran sacerdotes. Hombres, mujeres y niños. Todo el mundo debería conocer al Señor y ministrar para él por todo el mundo. El único problema con este plan, al igual que con todos los planes que Dios trata de hacer, somos nosotros, los seres humanos, y este concepto de libre albedrío complica las cosas.

  1. A causa de la rebelión popular, Dios tuvo que poner en operación el plan B. En lugar de una nación de sacerdotes, Dios tuvo que conformarse con sacerdotes en una nación.

A pesar de que la congregación se comprometió a obedecer todo lo que Dios ordenara (Éxodo 19: 7-8), y a pesar de que Dios le dio al pueblo la instrucción de lo que iba a suceder cuando Él apareciera en la montaña y cómo prepararse para las vistas increíbles que iban a ver (la segunda mitad de Éxodo 19), encontramos que fue lo que finalmente ocurrió en Éxodo 20:18-21:

 Todo el pueblo observaba el estruendo y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos.Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos.

Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.

Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios.

Todos (menos Moisés) insistieron en un mediador (o una persona intermedia) entre ellos y Dios. Ellos no podían soportar la presencia de Dios y por lo tanto pidieron tener a alguien que hiciera la obra mediadora, alguien que hablara con Dios y ministrará a ellos, en vez de ver cara a cara a la Deidad. El mismo problema se manifestó más tarde en Éxodo 34, cuando la gente quería hacer un ídolo porque creían que un dios que podían ver era mejor que un Dios que no podían ver. Cuando Moisés bajó, vio la rebelión, y llamó al pueblo a las armas, sólo los hijos de la tribu de Leví vinieron a ayudar en la limpieza del campamento (Éxodo 32: 25-29).

Así que de nuevo, en lugar de una nación de sacerdotes, Dios tuvo que conformarse con sacerdotes en una nación (y ni siquiera todos los Levitas, el ministerio sacerdotal fue relegado principalmente a una misma familia: el linaje de Aarón). El mismo modelo que muchas personas hacen alusión como base para la no ordenación de mujeres es un modelo defectuoso basado en el rechazo humano del plan de Dios; era el subproducto de una rebelión, no un mandato directo de Dios. Así que el sacerdocio del Antiguo Testamento no es el modelo ideal para el ministerio en el mundo de hoy (especialmente como adventistas que creemos en el concepto del sacerdocio de todos los creyentes).

Ahora, a qué plan creen que el apóstol Pedro se refiere en 1 Pedro 2:9, el plan original de Dios o el plan B de Dios?

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Los títulos pontificios y los beneficios que vienen después de la ordenación, como llamando pastores no ordenados “desordenados” (una frase que tiene doble significado en nuestro idioma), aumento de salario cuando te ordenan, y la percepción de que soy de alguna manera más cerca a Dios a causa de la ordenación, se encuentra en ninguna parte de las Escrituras. Son ventajas artificiales para hacer que las personas se sientan mejor de tener un grupo selecto de personas que hacen “la obra del ministerio,” en vez de todo el mundo tener participación directa en el ministerio y dejar que el Espíritu Santo decida quién obtiene qué regalo o don. Los dones espirituales incluye el don de pastorear… y no, ni los dones ni los frutos del Espíritu están dividas por género.

Por otra parte, tampoco comparto la idea de que debido a que Jesús no escogió mujeres como parte de los discípulos significa que sólo los hombres pueden ser líderes prominentes en su iglesia. Si seguimos esa lógica, se corre el peligro de proponer que sólo los hombres judíos podían servir como los discípulos. Entonces los líderes de iglesia no debe incluir esclavos, los esclavos liberados, gentiles, o gente de color… así que básicamente el 95% (y eso es una estimación conservadora) de todos los hombres adventistas que no tienen herencia judía deben ser expulsado de sus posiciones de liderazgo.

Las percepciones de las mujeres en toda la historia

Vayamos ahora a lo que nosotros como iglesia estamos enfrentando hoy en día. Con la reciente acción en el Concilio Anual permitiendo la iglesia mundial a decidir si las Divisiones pueden permitir la ordenación de las mujeres en su campo, ha hecho que algunas personas comiencen a hacer campaña dura en contra de esta idea. Esta campaña ha llevado a algunos comentarios realmente increíbles como este:

Oh the deception! Can you imagine what will happen next?

Como las mujeres tienen que predicar hoy.

“Nuestra Iglesia está gastando dinero de Dios con ordenación de las mujeres. Sentido común solo le dirá que Dios no ordena a mujeres. Usted no tiene que ser un genio o un profesor de teología para saber que Dios tiene un estándar. Piense. ¿Qué va a pasar cuando alguien tiene que bautizar y el pastor mujer está buscando a su período. Piense. Siguiente tendrán que aceptar homosexuales como ministros… “[este comentario originalmente apareció en ingles con muchos errores de gramática y puntuación. Así que traté de darles una impresión de lo que originalmente salió.]

Pero sí, usted leyó eso bien. Esta cita habla por sí mismo. Ahora, ¿de dónde saca la gente estas cosas? No estoy seguro, pero te puedo decir que no es de la Biblia. Lo que sí puedo decir es que existe un precedente histórico para este tipo de desprecio contra la mujer a lo largo de los siglos por líderes de la iglesia.

El comentario anterior es en realidad más cerca al catolicismo que el adventismo. Tomen nota de la siguiente cita:

Sínodo de París (829 DC)
“En algunas provincias sucede que las mujeres presionan en torno al altar, tocan los vasos sagrados, entregan a los clérigos las vestiduras sacerdotales, de hecho, incluso prescinden del cuerpo y la sangre del Señor a la gente. Esto es vergonzoso y no debe tener lugar. . . No hay duda, que esas costumbres han surgido a causa de la falta de cuidado y negligencia de los obispos.”

Eso no es ni lo mejor de ellas. Aquí hay un puñado de algunos de los mejores de los peores comentarios sobre las mujeres a lo largo de la historia:

Tertuliano (siglo tercero)
“¿Y no sabes que son cada una Eva? La sentencia de Dios sobre este sexo tuyo vive en esta era: la culpa debe necesariamente vivir también. Usted es la puerta del diablo; usted es la desperdiciadora de aquel árbol prohibido; usted es la primera disertadora de la ley divina; usted es ella quien el diablo no fue lo suficientemente valiente para atacar. Has destruido tan fácilmente la imagen de Dios, el hombre. A causa de su desierto – es decir, la muerte – el Hijo de Dios tuvo que morir. ¿Y usted piensa acerca de adornarse por encima de sus túnicas de pieles “?

Aphrahat (siglo cuarto)
“Desde el principio fue a través de la mujer que el adversario tenía acceso a los varones. . . . pues ella es el arma de Satanás. . . Por causa de ella la maldición de la ley fue establecida. ”

Basilio de Cesárea (siglo cuarto)
“Por mucho, sin embargo feroz un marido puede ser, la mujer debe tener con él. . . . Él llama la atención, pero él es su marido. . . . Él es brutal y la cruz, pero es a partir de ahora uno de tus miembros, y el más preciado de todos.”

Agustín (siglo cuarto)
Masculino – la mente
Mujer – la naturaleza sexual

Decreto Papal (1140 AD)
“La imagen de Dios está en el hombre de tal manera que sólo hay un Señor, el origen de todos los demás, que tiene el poder de Dios como vicario de Dios, porque todo es la imagen de Dios; y por lo tanto la mujer no está hecha a imagen de Dios.”

Comparen todas estas declaraciones con una gran cita de Patriarcas y Profetas (un libro escrito por uno de los fundadores prominentes de Adventistas del Séptimo Día … también una mujer):

Eva fue creada de una costilla tomada del costado de Adán, lo que significa que no ella no debía controlar como la cabeza, ni ser pisoteado bajo sus pies como un ser inferior, sino estar a su lado como un igual, de ser amado y protegida por él (46).

Ciertamente esto, y a la luz de las Escrituras, creo que toda persona, sea hombre o mujer, puede ser llamado por Dios para servir en el ministerio y recibir la ordenación de la iglesia como una afirmación y reconocimiento del llamado de Dios.

Hay personas inteligentes en ambos lados del debate y no dudo de su sinceridad. Hablando desde mi propia experiencia personal, lo que me preocupa es que en la actualidad, he visto tácticas de miedo, teorías de la conspiración, y saltos increíbles en la lógica como razones en contra de la ordenación de mujeres al ministerio pastoral. Una vez más, cuando te das cuenta de que todos fuimos llamados a ser sacerdotes (en lugar de sólo unos pocos elegidos que tienen el don de pastorear), entonces la importancia que damos al concepto de la ordenación de hoy es realmente un punto menor.

Como un punto separado, incluso culturalmente, muchas de las Divisiones de la iglesia mundial que están probablemente en contra de la idea de las mujeres como pastores pueden ver y / o tratar a las mujeres de manera menos favorable. Obviamente soy hispano de segunda generación, entonces voy a usar nuestra cultura para éste ejemplo. Una encuesta reciente de Gallup encontró que los latinoamericanos (donde reside una gran parte de la iglesia mundial) eran “menos probable en el mundo en 2012 y 2013 para decir que las mujeres en sus países eran tratadas con respeto y dignidad.” Me pregunto, ¿cuántos votos serán emitidos el próximo año sobre la base de lo que dicen algunos predicadores prominentes en la iglesia, respaldados por una percepción influenciada por una cultura “patriarcal” o “machista”?

Si una parte del mundo todavía no está lista para las mujeres como pastores, puedo entender. Pero tampoco creo que sea correcto para otra cultura que imponga sus expectativas o normas en nosotros tanto como esperar que nosotros obliguemos otras partes del mundo a empezar a usar anillos de matrimonio sólo porque lo hacemos aquí en los Estados Unidos.

Ministerio contextualizado por el bien del Evangelio es de lo que se trata todo esto.

Ahora, yo no sé lo que espera el futuro de aquí hasta la votación oficial el próximo año en San Antonio. Lo que sí creo es que Dios todavía está en control de su iglesia. Cada día estoy más convencido de que tenemos que volver al plan original de Dios, donde todos seamos una nación de sacerdotes, y dejar la decisión de quién debe o no debe estar en el ministerio pastoral no clasificado por género, inteligencia, o raza, sino más bien, el Espíritu Santo. La decisión de a quién llamar al ministerio es, después de todo, como mi amiga Kessia dice, “no es nuestro derecho, sino la Suya.”

  • María clemencia arevalo

    Que pleito tan difícil cuando se deja la Biblia de lado si se imponen conceptos personales la Biblia es muy clara, la cultura no puede ser superior al un ASÍ DICE JEHOVA o un ESCRITO ESTA.

  • CAROLINA

    Como perdemos el tiempo con cortinas de humo, estamos en el ultimo tramo de las historia de este mundo, viene desastres naturales, viene guerras, la ley dominical el tiempo de angustia y debemos consagrarnos mas y orar.
    Que facilmente caemos en la cortinas de humo mientras la verdad presente y las profecias estan siendo dejadas de lado.
    Jesus esta intercediendo por nosotros, antes de que se cierre el tiempo de gracia, hay muchas verdades que predicar.
    No te distraigas, prediquemos con nuestra vida y con la Biblia en mano. No con suposiciones. Realmente el tema se pone en el tapete para atrapar a los incautos.
    Oremos y reconsagremonos.

  • Abner Jimenez E

    Estimados,

    Esto sera para largo y no se detendra con la votacion. Se ha gastado tanto tiempo y recursos en una discusion buscando respuestas teologicas, y dando interpretaciones de personas, individuos y otros tantas influencias en pro y en contra de este Sisma de la IASD. Solo quiero indicar dos cosas:

    1.- Voto condicionado:
    Se enviaran al congreso de la CG de este año, solo a los delegados que esten en contra de la ordenacion de la mujer en la Division Sudamericana, Africana y Centroamericana. Las demas votan en conciencia. Se han entregado instrucciones verbales, dado que no debe existir ningun documento que pruebe esto, para que se elijan a los delegados, tantos de las iglesias, como los representantes de los campos de la organizacion Adventista que puedan dar su voto en contra. Por lo tanto, ¿que sacamos con discutir tanto, si todo esta arreglado desde antes?
    2.- Venida de Cristo:
    el avance del adventismo se ha visto estancado precisamente por entrar en desgastarnos en una discusion que finalmente no ayuda a que se apresure la Venida de Cristo…solo la pospone y al final Dios tenga que utilizar a otros para proclamar esta verdad, porque desviamos la atencion primaria de la IASD. Proclamar la Venida de Jesus.

    Solo un hermano en la fe y que nacio en a IASD.

    Abner Jimenez E

  • José Manuel Cano

    En el primer punto omití decir que todos debemos dejar este tema para predicar el evangelio. Esto fue lo que me izo definirme en contra, y sacar las otras conclusiones.

  • José Manuel Cano

    Estimado Pastor soy muy estricto en respetar la investidura eclesiástica, pero, siempre que el respeto sea mutuo. Siempre sentí un gran respeto, admiración, orgullo, por nuestros líderes, pero este tema, me inquieta.
    1º en las revistas adventistas están saliendo varios artículos, donde dan la impresión de querer que lleguen al congreso los miembros preparados para ello, y en la del mes pasado, una expresión muy fuera de lugar me hizo definirme al respecto. Ya que antes era más indiferente. decía: Los hermanos que están en contra de la ordenación de la mujer deben dedicarse más a la predicación del evangelio. Creo que todos debemos dejar este tema que nos divide, y nos hace perder tanto tiempo. Estamos en el tiempo del fin, somos la iglesia verdadera, y le damos lugar a Satanás, que logre sus objetivos. Y por esa triste, expresión, consideré otros dos motivos por lo que estoy en contra:
    2.- Este tema ha producido una gran división, eso sólo también es motivo de dejar este tema de lado.
    3.- La Sra de White no fue ordenada, Dios podría haber indicado que se haga.
    4.- Las mujeres tienen una gran responsabilidad en cuidar sus hijos, atender sus esposos, y en sus tiempos libres pueden trabajar y ser útiles en la iglesia.
    5.- Nuestra iglesia debiera animar a las mujeres que en lo posible no trabajen y cuiden mejor su casa, en esta época tan complicada para la juventud.
    Que Dios nos bendiga, y venga pronto

    • Gracias por compartir sus pensamientos. Permítanme compartir con usted algunas ideas si se me permite. Estoy sorprendido de ver que las revistas que usted recibe están presentando esa visión condescendiente de aquellos en contra de la ordenación de las mujeres al ministerio. Como mencioné en el artículo, hay personas buenas y sinceras en ambos lados del debate que sostienen sus convicciones. Menospreciando al otro lado no es la voluntad de Dios y daña la causa de su iglesia.
      Dicho esto, me gustaría compartir algunos pensamientos siguiendo sus puntos:

      1. Usted no debe juzgar a un tema u opinión por los extremistas que mantienen esa opinión. Lo mismo podría decirse de las personas en la fe musulmana. Si formulamos una opinión sobre todo el sistema de creencias basado en las acciones de la rama radical que práctica violencia, no estamos siendo justos a ellos.

      En ese mismo pensamiento, considere que la moción sobre la mesa en la próxima Conferencia General será el siguiente:

      “Después de su estudio con oración acerca de la ordenación en la Biblia, los escritos de Elena G. de White, y los informes de las comisiones de estudio, y; después de su examen cuidadoso de lo que es mejor para la iglesia y el cumplimiento de su misión, es aceptable que los comités ejecutivos da cada división, si sea oportuno en sus territorios, hagan provisión para la ordenación de mujeres al ministerio? Sí o no.”

      Esto implica que en algunas partes del mundo, esta idea no será aceptada y buena para el cumplimiento de la misión; pero en otros lados, si sería bueno.

      Esto también implica que los votantes deben estar convencidos en sus mentes de su posición basada en su estudio fiel de las Escrituras, el Espíritu de Profecía y del avance de la misión de la iglesia. Esta es una decisión importante que no debe ser basado en la idea de que “Bueno, alguien dijo algo estúpido y ahora todo el que crea la misma manera que la persona que dijo la estupidez inicialmente son de la misma tela.”

      2. Es un gran error dejar de lado un tema simplemente porque puede causar división. Esto no soluciona nada y crea más frustración. En mi consejería con parejas veo que este mismo tipo de pensamiento es parte de lo que destroza matrimonios (porque impide verdadera comunicación). Incluso, si no estamos de acuerdo sobre un asunto, también es importante ser honesto sobre el hecho. Recuerde, hasta Pablo y Bernabé tuvieron un fuerte desacuerdo sobre Marcos en Hechos 15. Así que los hombres de Dios pueden tener dos posiciones opuestas acerca de quién debe servir en el ministerio o no y todavía continuar con la misión.

      3, 4, 5. Estamos de acuerdo, hay un montón de mujeres como la hermana White que han trabajo más que algunos pastores sin ningún reconocimiento o título. Pero el punto no es ese. La cuestión no es si debemos permitir o impedir que las mujeres hagan el trabajo del ministerio en la iglesia (hasta pueden servir como acianos actualmente si la iglesia local lo desea) o en el hogar (ya que las mujeres todavía cumplirán esos roles si Dios ha puesto ese deseo en su corazones), la cuestión de la ordenación gira alrededor de “si la Iglesia reconocerá y afirmara públicamente el llamado al ministerio que Dios ha puesto en el corazón de estas mujeres”. Detrás de todos los argumentos que la gente hace sobre la autoridad, títulos y posición, ese es lo que realmente hay que decidir.

      Que Dios te bendiga!

  • Silvia

    Dios escogió al hombre como sacerdote por los rituales de quitar vida y cargar el pecado que debían realizar, pero la mujer representaba algo diferente. Iba a ser la que daría vida al que quitaría el pecado. La tribu de Levi en su totalidad colaboraban en actividades del santuario, sea hombres o mujeres. Se puede leer eso en varios Lugares del Pentateuco.
    Cada uno tiene una función, pero la de ser pastor no es lo mismo que ser sacerdote al estilo de Aarón. De ser así ahora deberían ser mediadores del pecado. Y si fuera así, entonces estarían siendo acusados de lo que dice el libro de Daniel 8:10-11, es decir estaría intentando anular la obra de Cristo en el cielo y su simbolismo. Por eso, la tarea del pastor no es un símil del sacerdote del AT.

    • Gracias Silvia. Ese es mi punto, ¿cuál es la función de un pastor? ¿Hay alguna función pastoral que sea específica o relegadas sólo al sexo masculino? ¿Acaso no sirvió Elena de White en un papel pastoral durante su ministerio?

      Algunos pueden descartar esta idea y decir “bueno, ella tenía un ministerio profético, pero no uno pastoral”. ?Sin embargo, biblicamente que oficina se tiene más peso, la pastoral o el profético? Cada persona tiene su don. Por eso, la autoridad para actuar en cualquier oficina de iglesia debe ser concedida por nadie menos que Dios mismo quien da dones a su iglesia, para la edificación de la misma. Que Dios te bendiga!

  • Enrique

    Saludos en Cristo. Ultimamente veo en varios medios, que el punto de controversia en relacion a puntos doctrinales es el tema de la ordenación de la mujer, y se ve claramente que los adventistas ahora en opinion estan divididos, grandes líderes evangelicos de nuestra denominacion se oponen u encontra y otros líderes de division apoyan y si no me equivoco líderes que actuan sin esperar a la decision mas correcta general adventista Mundial, que creo rotundamente que ahí si estan haciendo una deliberación para fomentar la ruptura de la unidad, cuando sabemos bien todos los adventistas segun el Espíritu de profecía que todo acuerdo sea bajo una asamblea general.
    ahí veo yo más el problema en sí que ” ordenar mujeres al ministerio pastoral ” el enemigo s ellenó de ira contra el resto de la mujer y si dejamos solo una rendija a la superioridad y jactancia de hacer las cosas sin contar con todos, es posible ahun mayor zarandeo.
    Sin en algo hemos visto a la largo de la história adventista que atravesado disputas doctrinales de varios temas biblicos y se ha caracterizado por seguir una fe reformista hacia la verdad y como algunos insurjentes han intentado romper con la unidad y la finalidad como remanente que somos.
    y apesar de todo hemos salido victoriosos siempre y cuando seguimos estas reglas de fe, humildad y Unidad.
    El tema de la ordenación de la mujer, yo personalmente soy abierto a lo que diga la Biblia sin que traigamos a nosotros ningun prejuicio, ideas politicamente llamadas correcta por el activimo social por las justicias que reevidican ciertos sectores por la igualdad y reconocimiento de derechos)
    Lo que si pienso a veces, como la iglesia adventista se ha formado por su Espiritu reformista, por el Espiritu de profecía, se tocan muchisimos temas de gran relevancia doctrinal y fin de los tiempos, apostasías, guerras, enfermedades etc. ¿ Y nada respecto si debemos ordenar mujeres al ministerio pastoral? Los apostoles, ni la iglesia primitiva, ni los adventistas como iglesia profetica Apoc 12.17) se ha tomado un tema en relación a esto.

    • Si, hay muchas cosas que se tienen que considerar- como has dicho. Gracias por tus comentarios.

  • José Miguel Gomez Alonso

    No te sientes en mi asiento,levántate y dámelo.
    ¿por haber nacido negro?
    ¿Porque me matas, me asfixias y me incineras?
    Por haber nacido julio.
    ¿Porque me desprecias, me persigues y te alejas de mi!
    Por haber nacido gitano.
    ¿Porque que me discriminas a lo largo de la historia?
    Me consideras inferior en todo, me discriminas en cualquier labor, me has negado el voto, me consideras un ser humano de segunda, me utilizas como maquina de producción para darte hijos, hacerte la cama y la comida….
    POR HABER NACIDO MUJER.
    ¡que pena!
    Todavía andamos así.
    “Ya no hay judio ni griego; no hay esclavo ni libre; NO HAY VARÓN NI MUJER; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesus.

    • gracias por compartir!

    • florin

      Los homosexuales diran lo mismo… Por ser homosexual por que no puedo ser pastor… Si ya No hay hombre ni mujer ni esclavo ..

  • Jenny Mercado

    Pr Nelson lo que la iglesia esta a haciendo es imitando a otras iglesias que ya ordenan mujeres. Yo soy una mujer adventista y no creo que por no ser pastora soy menos en la iglesia. Usted cataloga de machistas a aquellos que están en contra de la mujer como pastora y se equivoca. Muchas mujeres tampoco aceptamos esa nueva corriente dentro de la iglesia. Dedíquese a poner mensajes que lleven a las personas a Jesús y no cosas que lo que confunden a los que no son adventistas

  • Luis Espinosa

    Mi estimado Pr. Fernández,

    Perdone, pero respetuosamente difiero con los argumentos expuestos en cuanto al sacerdocio. No olvide que las funciones sacerdotales del pueblo y del individuo eran muy diferentes: los sacerdotes debían mediar entre Dios y el pueblo, mientras que toda la nación debía testificar acerca de Dios al mundo. Ni modo que todos en Israel iban a ministrar en el espacio limitado del santuario. Dios no permitió que todos sirvieran en el Lugar Santo del santuario, y mucho menos en el Santísimo, cuando sólo el sumo sacerdote podía hacerlo una vez al año. Tampoco podemos obviar el valor simbólico de las funciones sacerdotales que apuntaban a la obra salvadora de Jesús. Es más, ni una sola mujer de la familia de Aarón fue parte del sacerdocio. Sólo las religiones paganas tenían mujeres sacerdotisas.

    Pero peor aún. Este tema de la ordenación de la mujer ha traído conflicto y división en la iglesia desde que fue abordado por primera vez. El hecho mismo de que pueda haber Divisiones que lo permitan y otras no, causará mucha confusión y transmitirá un mensaje de desacuerdo dentro de la iglesia que debilitará nuestra influencia como real sacerdocio ante el mundo.

    Muchos han expuesto que la ordenación de la mujer hará que la obra se termine más rápido. No lo creo. Lo que creo que apresurará la terminación de la obra es la lluvia tardía del Espíritu Santo que será derramada cuando la iglesia esté en una condición similar de unanimidad a la que experimentó la iglesia primitiva en Pentecostés. Y dicha unidad es más difícil de lograr cuando hay tan profundas diferencias en asuntos como éste.

    Quisiera referirme a un principio bíblico que muchas veces es pasado por alto en situaciones similares. Se desprende de un problema que Pablo tuvo que enfrentar en cuanto a los alimentos sacrificados a los ídolos. Este tema es abordado en Romanos 14 y 1 Corintios 8. Acá el apóstol contrasta la actitud de los hermanos fuertes o aquellos que estaban convencidos de que no había ningún problema en comer alimentos sacrificados a los ídolos, con la de los débiles cuya consciencia no les permitía comer esos alimentos sin sentirse condenados. Como este asunto traía contención entre los hermanos y causaba división en la iglesia, Pablo propuso, no que cada quien hiciera lo que a su entender estuviera bien delante de Dios, sino que aquellos que aún con toda razón comían de esos alimentos se abstuvieran de hacerlo por amor a los débiles y en aras de mantener la unidad de la iglesia.
    Él les dice a los fuertes: “Pero mirad que esta libertad vuestra no venga a ser tropezadero para los débiles. Porque si alguno te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un lugar de ídolos, la conciencia de aquel que es débil, ¿no será estimulada a comer de lo sacrificado a los ídolos? Y por el conocimiento tuyo, se perderá el hermano débil por quien Cristo murió. De esta manera, pues, pecando contra los hermanos e hiriendo su débil conciencia, contra Cristo pecáis. Por lo cual, si la comida le es a mi hermano ocasión de caer, no comeré carne jamás, para no poner tropiezo a mi hermano.” (1 Corintios 8:9-13)
    ¿Qué tal si en lugar de los alimentos sacrificados a los ídolos, el asunto en disputa hubiera sido la ordenación de la mujer al ministerio? Creo que el principio sugerido por Pablo hubiera sido igual de efectivo. En asuntos que traen conflicto en la iglesia y que afectan a muchos hermanos cuya conciencia no les permite ver tales prácticas sin que sea herida, lo mejor es abstenerse, por amor. En otras palabras, es mejor abandonar la idea de hacer algo que no toda la iglesia acepta, antes que herir a aquellos que no tienen el mismo discernimiento y que pueden ser fácilmente lastimados.

    Al no ordenar a la mujer al ministerio, no se le priva de un derecho por amor a los “débiles,” sino que se evita que su influencia hacia los débiles llegue a ser neutralizada. Las mujeres siempre han tenido un lugar muy importante en la obra de Dios, y han servido de formas muy efectivas en funciones diferentes a las sacerdotales o pastorales. Y hoy más que nunca las necesitamos. Su papel como madres, esposas, y siervas del Señor en muy diversas capacidades dentro de la iglesia es tan importante como la de aquellos con funciones pastorales. ¿Por qué añadirles otra carga o despojarlas de tan excelentes funciones?

    Finalmente, hoy como nunca antes debemos orar por la unidad de nuestra iglesia y humildemente aceptar cualquier decisión que se tome en cuanto a este asunto, aún cuando nuestros criterios puedan ser diferentes. A fin de cuentas, estamos convencidos de que ésta es la iglesia remanente de Dios y que Él está al control de la misma. Dios conceda la victoria a nuestra iglesia en Jesús.

    Dios bendiga su ministerio.

    Su hermano en Cristo,

    Luis Espinosa.

  • Efrain Poloche

    Estimado Nelson

    Muy buenos puntos y considero que los lideres que estan atacando con mas furia deben recibir el llamado para irse a las dos divisiones africanas que se oponen a la ordenacion de la mujer debido a que en esas culturas estas son consideradas inferiores

Top